Pena do Carneiro

Por Gumersindo Rego Fernández

Escrito por

Siguiendo la sierra que va desde “O castelo” hacia A Fonsagrada, en dirección sur, hay algunos elementos que llaman la atención. Al comienzo del recorrido, en la confluencia de los ríos Gallol (tramo alto del Rodil) y río “da Veiga” está O Castelo, donde se puede ven una zanja que parece la defensa de un castro y donde se menciona una cueva que nadie encuentra.

Subiendo y cerca de la cima está Villarín do Castelo, nombre que realza el valor do Castelo, y a un km aproximadamente, mirando al noreste, entre los montes de Arquide y Villamayor, hay una extraña roca que se conoce como Pena do Carneiro, que llama la atención porque no hay nada parecido en todo el contorno, como mínimo hasta la sierra de Montouto, a unos ocho km. Es extraño el nombre que recibe, que no parece tener nada que ver con su aspecto, que más bien se parece un anfibio, sino probablemente con los antecedentes míticos del carnero, reflejados en Vellocino de Oro, por ejemplo.

Sus antecedentes míticos también se reflejan en una leyenda que cuenta que fue transportada, en la cabeza, por una mujer, mientras hilaba,  desde la “Fonte dos Hortos” de Villamayor.

Apetece pensar que es un monumento megalítico, quizás un menhir, pero parece arriesgado pensar que se pudiese llevar una piedra de tal tamaño, quizás desde el alto de Montouto, aunque hazañas peores ya se vieron y no sería más difícil que transportar los moais de la isla de Pascua y ahí están. Por otra parte la roca parece muy resquebrajada como para haber sido transportada desde lejos, aunque ello también podría deberse al paso del tiempo.

Avanzando por la sierra, siguiendo “O Camín grande”, se encuentra “A Fonte dos Cregos” y  muy cerca, a pocos metros, hay, o había, una charca en la que se encontró una moneda con la inscripción del Rey Carolo, según cuenta Óscar de Mazaeda. Puede ser casualidad pero tirar monedas a una charca con fines mágico-religiosos es una práctica común y la proximidad de la Fonte dos Cregos podría tener relación con esta práctica.

A continuación hay una serie de mámoas, enterramientos primitivos, dispuestas en Zigzag a los lados del camino, en una de las cuales apareció un hacha de piedra, a mediados del siglo pasado, hacha que algunos tuvimos ocasión de tener en las manos.

Poco antes de Peizais, en la vertiente sur de la sierra, en “a Rigueira da Pena”, hay una roca con tres cruces grabadas, en la que, según la tradición eran ajusticiados los condenados a muerte por la casa de Pasarín de Mazaeda, “casa de horca y cuchillo”.

Son varias las huellas mítico-religiosas e históricas de esta sierra, huellas que, en conjunto, van a favor del origen mítico de algunas de ellas.

Gumersindo Rego Fernández

Etiquetas do artigo:
Categorías do artigo:
Natureza

Comentarios

  • Moi boa informacion , gracias a os datos que deche poidemos encontrar a pena da reigada, e efectivamente ten tres cruces grabadas. Esta moi preto de donde somos nos, Peizais.

    Jorge 19 Xaneiro, 2019 3:57 p.m. Responder

Comentar

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *